Lectura

Socorro Venegas  Amelia Rivaud

El objetivo de todo texto es su lectura. No hay libro sin lectores, es por ello que el proceso de producción de un libro comienza y termina con ellos. Primero, porque el autor tiene en la mente un “lector”, un sujeto hacia el cual va a desarrollar un texto, un mundo imaginario, o en su caso transmitir información resultado de la investigación académica docente. Segundo, porque una vez producido el libro, tendrá que llegar a las manos de un lector que se apropiará de esos mundos imaginarios del escritor, los asimilará en su proceso de conocimiento o creará nuevos universos.

La lectura no es sólo adquirir un libro y pasar la mirada por él, implica una aprehensión del mundo; suscitar en nuestra memoria un proceso de síntesis que oriente nuestra reflexión por nuevos caminos.